Maxi Guerra: «Yo también tengo que aportar algo de mí»

Maxi ‘Cachi’ Gerra tiene 19 años, está en segundo año de Administración de Empresas en la Universidad de Luján y hace 8 años que participa del Club de Fútbol. Tanto él como su novia, Pamela, van asumiendo cada vez más responsabilidades en el Programa Jóvenes.

Cachi siempre vivió en el barrio. Empezó el jardín a los 3, después preescolar, EGB y para el polimodal se cambió a otro colegio. “Como ya sabía que quería estudiar Administración de Empresas elegí la orientación de Economía y Gestión de las Organizaciones. Desde chico quería ser Contador, porque conocía contadores y quería ser como ellos, y en la Universidad se puede hacer las dos carreras, son dos años de diferencia”, cuenta.

Hace 4 años y dos meses que Cachi y Pamela están saliendo. “Cuando nos pusimos de novio pocos de mis amigos tenían novia. Era medio difícil, o yo lo veía difícil.”. Con el tiempo fueron creciendo y la pareja maduró: “Con Pamela nos llevamos re bien. Ahora nos vemos como una pareja más grande. Las cosas que decimos las pensamos un poquito más, peleamos menos y no por cualquier pavada. Nos imaginamos juntos en el futuro”.

La mayoría de los compañeros del secundario de Cachi están estudiando en la universidad. Pero los amigos del barrio en general no terminaron el secundario, trabajan solamente, algunos están de novios y uno tiene un hijo. “Tuvieron problemas en el medio, otros repitieron algún año, se bajonearon y dejaron. Yo pienso que también la familia te forma y te incentiva a estudiar, a seguir una carrera o te dice “No estudies más, andá a trabajar”. Y a mí mi familia siempre me dijo “Tenés que seguir estudiando”. Pero pienso que también tienen que ver los problemas que puede tener familiarmente cada uno”.

Los primeros pasos de Cachi en EnAcción fueron a través del fútbol, hace 8 años: “Yo tenía 11 años y venía siempre los sábados a jugar. Desde ese entonces cambiaron un montón de cosas: hay muchos más chicos, hay categorías, pelotas, reflectores y entrenamos en la semana. Antes no lo teníamos e íbamos igual, jugábamos toda la mañana, pero lo que más motiva a los chicos es jugar el campeonato los fines de semana”.

“El año pasado hicimos una salida a Moreno, con chicos de todos los proyectos. Conocí muchos que cuando nos cruzábamos no nos saludábamos. Ahora ya nos empezamos a saludar. Eso fue el punto de partida para que yo hoy esté ayudando en el Proyecto Fútbol y conozca a un montón de chicos de Música por ejemplo. Nos tiraron ideas para que vayamos asumiendo más responsabilidad, que ayudemos a los más chicos, ese tipo de cosas”.

“Estoy entrenando a la categoría Menores los miércoles. Tienen 15, 16 años y a veces cuesta que me hagan caso, pero lo veo bien, me van reconociendo como parte del equipo del proyecto. Me gusta el fútbol, me encantan las cosas que estoy haciendo y las cosas que hacen los demás, y como me están ayudando yo también tengo que aportar algo de mí”.

Cuando le preguntan qué pasaría si no existiera EnAcción, Cachi dice que seguramente estaría estudiando igual. “El trabajo en el barrio influye mucho porque hay personas como yo o como mi mamá que viene a Mujeres Nuevas, que nos relacionamos con un montón de personas. Pienso que ayuda a unir al barrio. Si vos te pusieras a hacer algo e invitás a los vecinos te dirían que estás loco, en cambio con todo este movimiento que se hace empezamos a mirar las cosas distinto, las cosas que se hacen por ellos, por sus hijos, o por el barrio mismo, que es de uno y es de todos”.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría, testimonios. Bookmark the permalink.

Los comentarios están cerrados.