Mujeres con Futuro: “Un tiempo para compartir nosotras”

Los talleres de Mujeres con Futuro tienen como objetivo promover en las mujeres jóvenes el conocimiento en profundidad de sus derechos civiles, sociales, políticos y una mejora en su ejercicio, a través de la reflexión colectiva y el intercambio de experiencias.

En cada encuentro la consigna es compartir un espacio de intercambio y charla sobre problemas comunes, como comenta Mariela (19): “Tenemos un tiempo para compartir nosotras, somos todas mujeres y tenemos bebés y hablamos de lo que nos pasa a todas, que tenemos los mismos problemas. Me gusta el hecho de que tengamos donde dejar a los chicos y tener un tiempo para nosotras. Participando del grupo hablo más, porque yo antes no tenía con quién hablar, estaba todo el día sola en casa. Antes si me cruzaba con alguien en la calle era un hola y listo, y ahora es un hola, cómo estás, y te quedás conversando”.

Como dijeron las participantes durante la reunión de evaluación a fin de año, las charlas del grupo se dan bajo una consigna: “lo que se habla acá no sale de acá”. Este código en común genera un marco de confianza y respeto en el que, como comenta Analía (30), la referente y el mismo grupo acompañan, aconsejan y ayudan a resolver la problemática de cada participante: “De acá salís contenta. Lo que más me gusta es la charla, porque te sentís bien, te ayudan y te dan consejo. Acá aprendí a compartir con las chicas y compartir palabras con ellas, porque yo estaba solita”.

De esta manera, el grupo compartió y aprendió temáticas de interés como las que recuerda Anita (20), que se llevaron a cabo el año pasado: “Me gustó mucho el día de la primavera, que decoramos todo, hubo muchos globos, los chicos se divirtieron muchísimos, tomamos mate, jugaron con nosotras. Desde que participo del proyecto hablo mucho más, tengo alguien que me escucha. Son varias chicas que nos escuchamos entre todas y, la verdad, como que te enseñan a cómo vivir. Aprendés muchas cosas que por ahí en tu casa no las aprendés, como a cuidar a tu hijo”.

Esta entrada fue publicada en testimonios. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *