Nuevo Taller de Cuentos “Había una vez”

En septiembre comenzó a funcionar un nuevo espacio para niños: El Taller de cuenta cuentos “Había una vez”. Con encuentros quincenales los días sábado se brinda un espacio de escucha de historias y primer contacto con los libros. En esta nota Gimena, su referente, cuenta la modalidad del taller y cómo está siendo recibido por los chicos.

“El taller funciona sábado por medio, en dos horarios. La idea es que los chicos puedan venir a escuchar historias, fábulas, leyendas, cuentos, poesía. Que puedan venir y escuchar y, también leer. Buscamos que tengan acceso a libros que a lo mejor en la casa no tienen. Que puedan ojear, mirar, observar, escuchar historias. Cada encuentro lo cerramos con alguna otra actividad manual que les copa. En el último encuentro, por ejemplo, después de contarles un cuento de brujas hicimos varitas y títeres de bruja, con los que les divirtieron un montón”.

“Los chicos están re enganchados, más que nada los de más de siete u ocho años. Se interesaron desde el primer momento que pueden ojear libros y mirar, esa parte les encanta. Algunos se enganchan a leer, otros miran los dibujos. Cuando contamos una historia o cuento se los nota muy atentos y motivados. Hasta ahora les trajimos fábulas, leyendas, y les divirtió. Para los próximos encuentros me pidieron cuentos de terror”.

En septiembre comenzó a funcionar un nuevo espacio para niños: El Taller de cuenta cuentos “Había una vez”. Con encuentros quincenales los días sábado se brinda un espacio de escucha de historias y primer contacto con los libros. En esta nota Gimena, su referente, cuenta la modalidad del taller y cómo está siendo recibido por los chicos.

“El taller funciona sábado por medio, en dos horarios. La idea es que los chicos puedan venir a escuchar historias, fábulas, leyendas, cuentos, poesía. Que puedan venir y escuchar y, también leer. Buscamos que tengan acceso a libros que a lo mejor en la casa no tienen. Que puedan ojear, mirar, observar, escuchar historias. Cada encuentro lo cerramos con alguna otra actividad manual que les copa. En el último encuentro, por ejemplo, después de contarles un cuento de brujas hicimos varitas y títeres de bruja, con los que les divirtieron un montón”.

“Los chicos están re enganchados, más que nada los de más de siete u ocho años. Se interesaron desde el primer momento que pueden ojear libros y mirar, esa parte les encanta. Algunos se enganchan a leer, otros miran los dibujos. Cuando contamos una historia o cuento se los nota muy atentos y motivados. Hasta ahora les trajimos fábulas, leyendas, y les divirtió. Para los próximos encuentros me pidieron cuentos de terror”.

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Bookmark the permalink.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *