Capacitación abierta

Durante los días 18, 19 y 20 de febrero, realizamos la capacitación anual de la Fundación Actuar Hoy, compuesta por los programas EnAcción, Artistas por los Barrios y los espacios El Roble y Cataplán. En esta oportunidad, la capacitación fue abierta a todos los referentes, voluntarios y algunos vecinos del barrio.

Fueron 3 encuentros de tres horas cada uno en la sede de Los Polvorines. Participamos cerca de 40 personas que se vinculan con la fundación desde diferentes espacios. Los talleres se llevaron adelante mediante dinámicas de grupos y permitieron conocer la organización en su totalidad. Los que asistimos pudimos conocer más la historia del trabajo iniciado en 1996, su integralidad y articulación de propuestas y la búsqueda de transformar la realidad de los barrios mediante el acompañando y formación de los vecinos que en ellos viven.

El primer día, cada uno de los presentes tuvimos la oportunidad de presentarnos, contar sobre nuestros proyectos y la forma en que estos colaboran con la misión de la Fundación Actuar Hoy. El intercambio entre los grupos generó un clima ameno y de interés por la tarea del otro, saber de dónde viene, qué hace y cómo suma a la propuesta general de la organización. Hacia el final de esta primera entrega, unimos criterios acerca de nuestros aportes a un ideal que cada día se concreta con el aporte de cada uno.

 El segundo encuentro se centró en las miradas y las perspectivas que uno puede tener respecto de algo. La propuesta fue similar, se trabajó en grupos y se priorizó el intercambio entre todos los que nos vinculados con la fundación. El diálogo, los puntos de vista diferentes y las experiencias se encontraron ante el desafío de un otro y un nosotros que deben hallar sus puntos en común. Las conclusiones, esta vez, abordaron a la necesidad de mirar con perspectiva para comprender el todo de una parte visible. Desandar caminos de prejuicios y violencias naturalizadas fue el ejercicio. El trabajo en torno a un video de la murga uruguaya Agarrate Catalina, La violencia, incorporó reflexiones necesarias sobre la autopercepción, la condena social y la autojustificación para comprender realidades sociales conflictivas.

El último día de esta capacitación abierta se centró en el trabajo en grupo y los modos de acompañarlo en orden a promover una mirada hacia la construcción de la comunidad. Comprender cómo trabajan los grupos y ser concientes de los diversos niveles de impacto que se prentenden fue el primer paso. Luego, a partir de una representación, se nos motivó a pensar sobre los diferentes estereotipos de referentes que pueden coordinar un grupo: el autoritario, el permisivo, el paternalista y el participativo. Tomamos conciencia de que cada uno de ellos con características particulares que determinan el clima y la modalidad del grupo y nos llevó a revisar nuestro posicionamiento.

En resumen, a lo largo de los encuentros pudimos trabajar diversos ejes que convergen en una sola propuesta integradora: impulsar y gestionar proyectos que contribuyan a la formación integral de las personas, para que sean ellas mismas quienes transformen su realidad. Se trata de reconocer la necesidad o el potencial en el otro, invitarlo y acompañarlo a hacer juntos. Para ello, es necesario una mirada abarcadora para la acción sobre problemáticas particulares, comprendiéndolas como parte y resultado de un contexto social amplio y complejo, pero que afecta de manera diferente a cada uno de nosotros.

Esta entrada fue publicada en Actualidad, fotos. Bookmark the permalink.

Los comentarios están cerrados.