Diciembre de 2007

Hace muchos años que no hacía un barrilete, tal vez desde la primaria.

La mateada barrial que hicimos hace algunos días me dió la oportunidad de volver a repasar mi infancia, de ponerme a jugar un rato, robándole tiempo a cosas tan urgentes que a veces nos hacen olvidar de lo importante. Juntar a los vecinos, proponerles recuperar los espacios públicos y disfrutarlos, animarse a mirar nuestro barrio juntos, nos puso a volar los sueños más alto que los barriletes y además darnos cuenta de que es muy fácil y simple hacer que nos encontremos, que le perdamos el miedo a los desafíos, y así estar todos un poco mejor.

Antonio, un querido vecino del barrio también nos habla un poco de esto.

Un abrazo y fuerza que ya termina el año!!!

 
Luciano Iramain - Coordinador General
 
 
    INDICE
Mateada barrial para toda la familia
   

Entrevista a Antonio Guerra- "Cada vez son más los chicos que estudian"

   

Novedades en fotos

 
   


Mateada barrial para toda la familia


Grandes y chicos juntos en la mateada barrial


Se propusieron distintas actividades, como clases de
salsa y barriletes

 

El sábado 17 de noviembre, más de 100 vecinos participaron de una Mateada Barrial, al aire libre y con el objetivo de pasar la tarde juntos. Hicieron barriletes, bailaron salsa, escucharon música, jugaron y no faltó, por supuesto, el mate con tortafritas.

"A través de actividades como la Mateada Barrial se favorece la creación de vínculos entre los vecinos y se fortalecen los que ya existen", comenta Fabiana, coordinadora del Programa Adultos. Para generar un espacio de encuentro se convocó, a través de los participantes de los proyectos, al barrio en general a pasar una tarde juntos.

Se propusieron distintas actividades, como remontar barriletes. De a uno, de a dos, en grupos de amigos o en familia, muchos se animaron a armar su barrilete de las más variadas formas y colores. Algunos volaron, y hubo premios para el que voló más alto, el más lindo, el que se desarmó y el barrilete solidario.

La clase abierta de salsa atrajo a grandes y chicos. A cargo de dos profesores, todos pudieron bailar al ritmo de la música y divertirse. También jugaron al 'revuelto gramajo', que consiste en pasarse un huevo sin que se rompa, cada vez a más distancia, y más tarde hubo que embocar en un pequeño agujero ramitas que colgaban de un hilo.

Todos colaboraron para generar un clima de fraternidad: el que no traía agua, buscaba una bandeja de su casa o prestaba la parrilla para hacer las tortillas calentitas. Algunos vecinos, extrañados, miraban de lejos o se acercaban a preguntar. Pero al ratito aparecían con su equipo e invitaban: "Vecino, ¿nos tomamos unos mates?".

 
   
ENTREVISTA A ANTONIO GUERRA
"Cada vez son más los chicos que estudian"


"Cuando no trabajo, los sábados voy a ver jugar a mis hijos"


"Hace unos años fuimos con mis hijos a conocer donde viví de chico"

 

Los padres de Antonio Guerra eran trabajadores golondrina. Vivían en Santiago del Estero, pero en el invierno trabajaban en la zafra del azúcar y en el verano en la cosecha de algodón. Por eso, Antonio nació en Tucumán, y sus 4 hermanos repartidos entre Santiago y el Chaco.

A los 49 años y con tres hijos, Antonio se acuerda de los viajes en carreta: "Era una parva de gente que íbamos para el Chaco y Tucumán. Mis abuelos, tíos, primos. Íbamos en los carros de ruedas grandes, como en las películas, tapados con una lona. Cuando cruzábamos los ríos caudalosos, ataban 10 o 20 mulas de todos los carros para cruzarlos de a uno. Esa vida hacíamos".

"Cuando yo tenía 8 años nos vinimos a vivir acá. Era todo campo. Había sembradíos de orégano, y a unas cuadras estaba el secadero. Recién a los 8 empecé el primario, porque allá no había escuela, y el secundario lo hice en Boulogne, lejos", recuerda Antonio. "A los 12 ya empecé a trabajar vendiendo diarios. Desde esa época empecé a trabajar. Después trabajé de pintor, en una empresa de gaseosas, en una de plástico y hace 20 años que estoy en una metalúrgica".

"Después nos abocamos a criar a los hijos. El más grande estudia Administración de Empresas, y está yendo a entrevistas laborales. El del medio también va a estudiar, y mañana empieza a trabajar en una imprenta. Yo no quiero que tengan que trabajar tanto. A mí el trabajo me honra, es dignidad pura, y ellos tienen que trabajar de la mejor manera posible, vivir mejor que yo. Los ingenieros en el trabajo me dicen: 'Los primeros dos años tienen que dedicarse a estudiar, aguantalos como puedas'. Esperamos que le den para adelante, que trabajen, que estudien, que tengan una buena familia y muchos amigos".

"Hoy los chicos tienen menos obstáculos. El secundario está más cerca, por la zona tienen dos universidades, están al alcance de la mano. Y se criaron distinto. Con el Club de Fútbol iban a jugar, y después se quedaban horas en el tercer tiempo. Ahí les daban manija para que sigan adelante. No te digo que me ayudaron personalmente a mí, pero a toda la comunidad, a los chicos, que se criaron juntos".

"Hay chicos de la edad de mis hijos que no tienen nada. Dejaron el colegio y están con el poxirrán. No tienen apoyo de la familia. Pero a mí me parece que está aumentando el número de los que siguen estudiando. Más allá de que terminen o no, siempre queda el conocimiento y se aprende muchísimo". "Con los padres cuesta más", reconoce Antonio. "Los hombres no son muy dados. No van, no participan, siempre tenés el 70% de mujeres".

El trabajo que se hace influye a nivel general. Las chicas de handball, por ejemplo, no tenían su equipo, y hoy formaron un buen grupo. Las mujeres grandes se hicieron sus amigas también. En la mateada había mucha gente. El barrio es bastante unido, antes no pasaban estas cosas. Cuando éramos chicos, nos mirábamos con los otros y no nos hablábamos. Ahora, me cruzo con uno y converso, con otro y converso. No llego más a donde estoy yendo".

 
   

Novedades en fotos


 

PROGRAMA ADULTOS-FAMILIAS:se reanuda la entrega de medicamentos, ahora reforzada con la atención médica. +fotos

PROGRAMA JÓVENES: nueva reunión de educación y se vienen los exámenes; jornada deportiva para las chicas de handball. +fotos

PROGRAMA NIÑOS: aprendizaje y diversión para los chicos que se acercan todos los viernes a la Biblioteca Infantil. +fotos